Seleccionar página

Ayer en la 5° fecha del Turismo Carretera en el “Coliseo Porteño”, que tuvo su escenario habitual en el Circuito N° 12, pudimos ver, la suerte de los dos pilotos referentes de Chevrolet, con diferentes historias. Es cierto que de vez en cuando, las comparaciones molestan y mucho. Pero en este caso en particular es muy necesario y vale la pena por su relevancia superlativa entre un Multi-Campeón del TC (nada menos que siete) y un referente del moño que recién está “naciendo de nuevo”. Es el caso, del balcarseño, Santiago “Hulk” Mangoni, y del “Rey de Salto” Guillermo Ortelli. 

Esta VIL comparación, por su relevancia inmediata, comenzó dos semanas antes de la carrera de ayer en el Gálvez. En el momento exacto, en que, por un lado, Ortelli, luego de una reunión privada con Gustavo Lema (Director del JP Carrera), toma la dura decisión de dejar el equipo. Y por el otro lado, en simultáneo, un Santiago Mangoni, debutando con estructura propia, recibe casi de inmediato de la ida de Ortelli, una llamada del mismo Lema ofreciéndole, no solo entrar a su equipo sino también conducir el auto que dejaba vacante Ortelli. Un auto, que desde su nacimiento estuvo cuatro años acumulando fracasos importantes en la carrera deportiva de Ortelli. Por la razón que fuese, (para sintetizar) primero chasis y luego motor, nunca le funcionó. Por ende, nunca sabremos la verdad de ese auto. Por lo tanto, Mangoni, “resucitó” milagrosamente de una inminente despedida del TC. En cambio a Ortelli, se le cerraron “¿oficialmente?”, sus posibilidades de ser protagonista en este maldito 2020 por la pandemia. Y esto es obvio, faltando solo tres presentaciones del TC para éste campeonato increíblemente reducido.  Demás está, decirles a los fanáticos de Ortelli, (incluyéndome) que si el pronóstico es reservado pasemos directamente al año siguiente para luchar un Campeonato como se debe. Porque un auto y motor nuevo, no salen de ninguna “galera” en ocho días. El resultado ¿concreto? de ambos pilotos, comenzó en la Clasificación del sábado. Un Mangoni, imparable y un Ortelli, olvidado al fondo del pelotón. Pero tampoco podemos negar el hecho de que es de público conocimiento los esfuerzos de Lema, como responsable directo por “encontrarle la vuelta” al motor de Ortelli. No se pudo. Entonces, la pregunta del Millón: ¿Por qué le funcionó ese auto, a Mangoni?. Durante casi dos semanas consecutivas y sin descanso, EqiupoALASCHAPAS y todos nuestros colegas del mundo motor no dejamos en paz a: Gustavo Lema y Marcos Jakos. El caso de Markos Jakos, quien lo recibió con los brazos abiertos y se puso “el caso Ortelli” al hombro desde un primer momento, diseñando un plan tentativo muy simple: Primero, la Chevy nueva DE CERO, y Segundo, un motor NUEVO DE CERO. Obviamente, buscar un motorista urgente. Por un lado, Jakos probó cinco motoristas en diez días!. Ninguno acertó!. Y por el  otro lado, cuando Jakos consulta por el alquiler de algún motor de repuesto, (ni siquiera de punta), ninguno aceptó.  Hasta que surgió el último nombre: Iván Bonduriak. Resultado: largar último, y con un abandono prematuro con un golpe en la cola (lado Izquierdo en plena curva) por Martín Ponte (Torino) y de inmediato se lo lleva puesto (lateral izquierdo) José Savino (Ford), quedando peligrosamente cruzado en plena recta opuesta. A ver, motoristas del TC: ¿Qué les pasa con Ortelli?. Mientras tanto, el público teceista, fue testigo de ESA “maldita Chevy” en esa posición de privilegio, cuarto!. ¿Resucitó de golpe?. Habrá que comenzar a tomar muy en serio a este balcarceño, quien en su momento cuando el automovilismo continuaba parado por esta maldita Pandemia, declaró a los Medios, estar muy cerca de abandonar las carreras por su temible y constante problema presupuestario donde le dieron un Ultimátum: “O volves a girar, o te abandonamos”. El único patrocinante que no lo abandonó fue su cuñado. Dicha situación, tomando en cuenta el hecho de haber formado su propia estructura por primera vez. Y en el caso de “El Rey de Salto”, cuestionado cada dos por tres, por si piensa en el retiro, en todas las oportunidades respondió lo mismo: ”No pienso en el Retiro. Todavía siento la misma emoción de las carreras cuando estoy arriba del auto. Siempre pienso que una victoria más es como la primera vez. Simplemente, no se me da la suerte por el momento”. Palabras del mismo Ortelli, dedicado a todos aquellos que piensan que este es el momento indicado de dejar el automovilismo. Construyendo otras comparaciones, podemos mencionar, de una lista extensa, dos referentes indiscutibles del Ford: el “Guri” Martinez, y el “Pato” Silva. A ambos les sucedió lo mismo que a Mangoni. Caso Martínez¿Despunta el vicio con su Ford Ranger en las TC-PICK-UP?. Caso, Silva, regresando con un Ford de TC ganador, tuvo que ser convencido fuertemente por el equipo de la “Rana” Gialombardo, para que postergar su Retiro, por falta de patrocinio y Mauro, también (qué ironía) por la falta de resultados al no  conseguir piloto. Esta Historia, continuará.

                                                                                                                       (Dedicado a TESTAY)

                                                                                                                       Por: Alejandro PRONI

                                                                                                                                                      EQUIPO ALASCHAPAS
Compartir esta nota: