Seleccionar página

Los 217 días entre el último Gran Premio de 2019, en Abu Dhabi, y la retrasada apertura del calendario 2020, a causa de la pandemia mundial de Covid-19, no modificaron el mapa: Mercedes enseñó su posición dominante en la Fórmula 1, aunque debió batallar con las presentaciones que hizo Red Bull Racing (RBR) por el uso del Dual Axis Steering (DAS), las penalidades que recayeron sobre Lewis Hamilton después de la prueba de clasificación y durante la carrera, y resolviendo las pequeñas alertas que disparaban los sensores de la caja de velocidades de los dos autos. Fría, calculadora, segura de sus propias fuerzas y de la consistencia de sus pilotos, la escudería de Brackley se enfocó en ejecutar sus estrategias en el Gran Premio de Austria: la victoria de Valtteri Bottas, la octava en 140 GP’s y la segunda en Spielberg, confirmó que la estructura que lidera Toto Wolff está un paso adelante que el resto.

El camino hacia la victoria de Valtteri Bottas
El camino hacia la victoria de Valtteri Bottas Fuente: AFP

Sin público, respetando los protocolos de seguridad y sanidad y con un mensaje contundente contra el racismo y a favor de la diversidad, la F.1 también descubrió en apenas tres jornadas un feroz duelo entre dos equipos poderosos. La expectativa de observar en la pista la puja de los escritorios entre RBR y Mercedes se desvaneció con el temprano abandono de Max Verstappen ; el neerlandés, la mejor espada de Red Bull Racing, apenas giró 11 veces en Spielberg: el fastidio quedó expuesto en los insultos del piloto, que no logró resetear el motor Honda, y los gestos de desazón de los mecánicos cuando el auto ingresó a boxes.

Una carrera para el olvido de Max Verstappen
Una carrera para el olvido de Max Verstappen Fuente: AFP

Un capítulo insospechado resultó el fallido ataque de Alexander Albon sobre Hamilton: el relanzamiento de la carrera, después del ingreso del tercer y último Auto de Seguridad, en el giro 61, alentó un intento de adelantamiento de Albon -con neumáticos blandos- sobre el británico. La maniobra terminó con un roce y una penalidad de cinco segundos para Hamilton, que recibió la bandera a cuadros como escudero de Bottas, aunque en el clasificador fue superado por Charles Leclerc (Ferrari) y Lando Norris (McLaren), quienes completaron el podio de premiación, que se desarrolló en la recta principal y con distanciamiento social.

El primer apunte de las diferencias entre RBR y Mercedes fue la protesta que ensayó el viernes la escudería que dirige Christian Horner sobre la utilización del DAS -sistema de dirección de doble eje que permite al piloto corregir el ángulo de convergencia de los neumáticos al mover la posición del volante- y que los comisarios del GP de Austria desestimaron. La FIA lo declaró legal para 2020, aunque estará prohibido el año próximo.

La segunda batalla de la escuadra de Milton Keynes fue el sábado, tras la qualy : una presentación contra Hamilton por no reducir la velocidad con banderas amarillas, luego de un despiste de Bottas. Los comisarios fallaron en primera instancia a favor del piloto de Mercedes, aunque RBR solicitó una nueva revisión y la decisión se revocó: el séxtuple campeón del mundo recibió una penalidad de tres puestos -largó quinto- y de dos puntos en la licencia. El tercer round se dio en la pista con el toque entre Albon y Hamilton , que prácticamente con la posición perdida y sin espacio a donde ir no tuvo escapatoria: el castigo de cinco segundos le valió un retraso en el clasificador y la pérdida de seis puntos en un campeonato -sumó 12 en lugar de 18, que por ahora tiene solo confirmado ocho capítulos. Horner no desechó la oportunidad de alimentar el fuego: «Fue un error de juicio de Lewis [Hamilton], sería bueno que se disculpara por eso».

Los tres ases que enseñó Spielberg

Para Bottas, la victoria resultó una demostración de fortaleza : después de que Hamilton comandara las tres pruebas de entrenamientos, el finés hizo el mejor registro en la clasificación y en la carrera marcó el pulso desde el momento en que se apagaron los semáforos. Apenas los llamados del ingeniero James Allison para que no viajara sobre los pianitos , ya que podía convertir en una situación crítica las alertas que le disparaban los sensores, el mayor contratiempo con el que debió lidiar durante las 71 vueltas el piloto que busca su primera corona y que desea renovar el vínculo con Mercedes, que termina a fin de temporada. El sueco Ola Källenius, presidente de la junta directiva del grupo Daimler, fue categórico: «Nos quedamos con nuestros dos pilotos», señaló en Sky, consultado sobre una negociación con Sebastian Vettel, que no tiene butaca para 2021, tras no renovar con Ferrari.

El segundo puesto de Leclerc asomó como una caricia para un despistado equipo Ferrari

«¡Fue tan difícil!», exclamó el monegasco Leclerc, después que le confirmaran la posición. «Una de las mejores actuaciones de mi carrera. Mantenerse motivados, chicos: no estamos donde queremos, pero todo es posible», resaltó quien partió desde el 7mo lugar de la grilla. Un motor sin la fuerza que acostumbra ofrecer la Scuderia y una floja clasificación -Vettel quedó marginado en la Q2, donde Leclerc estuvo al borde de la eliminación- no auguraban un final alentador. La estrategia y tomar rédito de las penalizaciones -Hamilton y Sergio Checo Pérez- y los abandonos -Albon y Verstappen-, lo condujeron al podio: «No lo esperaba, fue una grandísima sorpresa. El objetivo era aprovechar las oportunidades», se sinceró.

El auto de Lando Norris, que alcanzó el podio
El auto de Lando Norris, que alcanzó el podio Crédito: Twitter Lando Norris

El primer podio de Lando Norris en la F.1 resalta la avanzada de McLaren. El joven británico desbancó a Hamilton del tercer escalón en el último giro y por apenas 198 milésimas, después de marcar en la vuelta 71 el record de la carrera, con un tiempo de 1m07s475/1000. De un inicio flojo -perdió rápidamente dos lugares, tras largar 3ero- a un desenlace a pura sonrisa, como quedó reflejado en la celebración con los miembros de la escudería de Woking. «Teniendo en cuenta donde estaba el equipo hace unos años esto es un gran paso y estamos muy contentos», explicó el británico, que tuvo dos encontronazos con Checo Pérez: uno en la calle de boxes, que le valió una penalización al mexicano, y otro en la pista.

La F.1 se estrenó con un Gran Premio alocado: solo 11 de los 20 autos en la vuelta, varios roces, penalizaciones, el abandono de Verstappen -ganador en 2018 y 2019-, la pérdida del neumático delantero derecho de Kimi Räikkönen (Alfa Romeo)… En una semana, equipos y pilotos tendrán desquite en el mismo escenario, donde el Gran Circo desarrollará la segunda fecha del calendario, aunque bajo el nombre de GP de Estiria.

Compartir esta nota: